Sólo utilizamos potentes láseres reales de clase 3R y no láseres LED. Utilizamos longitudes de onda de luz superiores que tienen los mejores efectos en la reparación del tejido humano. Los láseres “fríos” que utilizamos tienen la capacidad de reparar las células del cuerpo, no de destruirlas.

La singularidad de PowerCure Pro:
Los láseres tienen una potencia total de 1.300 Mw. Es comparable a dispositivos láser profesionales mucho más grandes.